Evaluación

 

Entendemos la evaluación como una actividad sistemática y continua al servicio del proceso educativo. Su misión es recabar información fidedigna sobre el proceso para ayudar en su mejora, incluidos los programas, las técnicas de aprendizaje, los recursos, los métodos y todos los elementos del proceso.

La evaluación de los aprendizajes de los alumnos-as tiene como objetivo la valoración de los cambios o resultados producidos como consecuencia del proceso educativo. Ha de servir de ayuda para elevar la calidad del aprendizaje y aumentar el rendimiento de los alumnos-as.

La evaluación no es una actividad aislada del proceso formativo, sino inherente y simultánea al quehacer educativo.

La evaluación continua engloba todo el proceso de aprendizaje, y se refiere tanto al profesor, al alumno-a o a la marcha del proceso. Contempla tres fases en su proceso.

 

 

MODALIDADES DE EVALUACIÓN

Las modalidades de evaluación que utilizaremos son las siguientes:

Evaluación diagnóstico o inicial: Sirve para determinar el nivel previo de capacidades que el alumno-a tiene que poseer para iniciar un proceso de aprendizaje.
Se realiza al principio de una etapa de aprendizaje, o cuando hay dudas, durante el proceso de que un alumno-a tiene cualquier tipo de dificultad. Puede realizarse tanto al principio de curso, como al principio de cualquier núcleo temático.

Evaluación formativa o de procesos: Mediante la misma se recaba información sobre el progreso del alumno-a durante el proceso de aprendizaje y la identificación de los problemas más comunes de aprendizaje para solucionarlos mediante actividades y organizar la recuperación.
Se realiza durante todo el proceso de aprendizaje.

Evaluación sumativa o final: Es la que certifica que una etapa determinada del proceso, pequeña o grande, se ha culminado.
Se produce al final de un, trimestre, curso escolar o ciclo.

Evaluación por competencias: Se valora el aprendizaje de los alumnos-as, centrándose en sus capacidades, habilidades y conocimientos previos, para que realmente el aprendizaje realizado en el aula sea significativo y les permita no sólo entender, sino aprender y hacer suyo el conocimiento.

 

 

OBJETIVOS DE LA EVALUACIÓN

    • Conocer al alumno-a en todas sus facetas de desarrollo (cognitivo, psicomotriz y afectivo).
    • Analizar la situación del alumno-a respecto a sí mismo y al grupo durante el proceso de aprendizaje.
    • Realizar un seguimiento del proceso enseñanza-aprendizaje.
    • Determinar necesidades educativas en cada momento.
    • Aumentar el rendimiento del alumno-a
    • Valorar los métodos e instrumentos utilizados para conseguir los objetivos propuestos.
    • Autorregular la actuación del profesor-a.
    • Orientar el proceso educativo individual y colectivo.
    • Mejorar la práctica docente.

Aspectos a evaluar:

    • El proceso de aprendizaje del alumnado.
    • El proceso de enseñanza-aprendizaje.
    • La propia práctica docente.
    • El proyecto curricular.

 

 

PARTICIPANTES Y RESPONSABLES DE LA EVALUACIÓN

La evaluación se realizará por todos los profesores-as del respectivo grupo de alumnos-as, coordinados por el Tutor-a de dicho grupo y asesorados por el departamento de orientación. Estos profesores-as actuarán de forma colegiada a lo largo del proceso de evaluación y adoptarán las decisiones oportunas.

 

 

MÉTODOS PARA LA EVALUACIÓN

Intentaremos utilizar métodos diversos en la evaluación de los alumnos-as. Tendremos en cuenta los siguientes:
Observación en el aula (con y sin guión), rúbricas, entrevistas, portafolio, cuestionarios, realización de proyectos, trabajos, cuaderno de clase, autoevaluación, coevaluación, exámenes orales, exámenes escritos, evaluación dinámica o interactiva (ofrecer un tiempo de aprendizaje después de una prueba, con la ayuda del profesor, y hacer después una segunda prueba).

 

 

 

Información adicional