Metodología

 

La consecución de los objetivos se realizará desde los siguientes principios metodológicos:

    • El aprendizaje será significativo, es decir, favorecerá la relación entre lo que el alumno-a sabe y los nuevos contenidos y procedimientos, así como su aplicación a nuevas y distintas situaciones.
    • Conseguir que los alumnos-as sean protagonistas de su propio desarrollo, entendido como que el alumno-a sea capaz de tomar decisiones, organizar su aprendizaje y evaluar su trabajo.
    • El aprendizaje se dirigirá a conseguir el desarrollo de todas las capacidades (cognitivas, afectivas, expresivas, motoras y sociales), teniendo en cuenta las necesidades en cada momento y a todas las competencias.
    • Fomentar el aprender a aprender y el desarrollo de las capacidades que preparan a los alumnos-as para el acceso al saber a lo largo de toda su vida.
    • Favorecer el trabajo autónomo del alumno-a, que le ayude a plantearse interrogantes y buscar soluciones consultando diversas fuentes de información.
    • Preparar al alumno-a para que realice los esfuerzos necesarios en el proceso de aprendizaje, proporcionándoles las técnicas de estudio y de organización necesarias.
    • Aprendizaje integrador de la diversidad, el Tutor-a: ha de captar las características y diferencias de los alumnos-as para responder a las necesidades de los mismos, mediante el tratamiento preventivo y las adaptaciones curriculares. Los Tutores-as en colaboración con el departamento de orientación fijarán los objetivos y los medios de su función orientadora en las distintas etapas.
    • Se potenciará el trabajo en equipo, tanto entre profesores, como entre los alumnos-as, con el fin de favorecer la coordinación, la cooperación, el aprendizaje, la eficacia y la satisfacción en el trabajo.
    • Proporcionar al alumno-a un buen nivel de aprendizaje del euskera, mediante una didáctica y recursos adecuados, con el fin de que la conviertan en su propia lengua de comunicación y relación.

 

 

ORGANIZACIÓN DEL TIEMPO

Entendemos como tiempo educativo de los alumnos-as todo su tiempo.

El alumno-a forma su conocimiento a partir de todas sus experiencias. Por tanto, el tiempo educativo hace referencia tanto al tiempo de trabajo que los alumnos-as utilizan en tareas académicas diversas, como respecto al tiempo libre.

La distribución del tiempo será flexible y estará al servicio de los objetivos educativos y del mejor aprovechamiento de los recursos humanos y materiales.

El tiempo de la sesión lectiva estará organizado de la siguiente manera: Presentación, "tiempo para", actividad principal y cierre (metacognición).

En las distintas áreas, se distribuirá el tiempo de cada día-semana de forma que haya un tiempo para las exposiciones-explicaciones, trabajo personal, grupo, correcciones...

En la ESO, donde hay optatividad en ciertas materias por parte del alumnado, la distribución horaria facilitará dichas opciones.

La organización de los horarios debe permitir la coincidencia de los grupos de profesores-as que tienen tareas y decisiones que compartir.

El profesor-a dispondrá de tiempos de programación, preparación de actividades y materiales de aula, adaptaciones a grupos concretos, entrevistas con padres...



ORGANIZACIÓN DE LOS ESPACIOS
 

Será flexible y ha de adaptarse a las necesidades, intereses y posibilidades específicas de cada grupo de alumnos-as.

Nos planteamos la importancia del espacio, como condición que favorece las relaciones entre los niños-as y el ambiente.

Consideramos al ambiente como contexto de aprendizajes. Por lo tanto, los espacios educativos se configurarán, ya no en función de un modelo único, sino de uno que se ajuste a las demandas de las niñas y de los niños.

Se tendrán en cuenta las siguientes claves a la hora de organizar el aula:

    • Ajustar la distribución del espacio a las necesidades de aprendizaje.
    • Crear espacios interactivos, que fomenten el aprendizaje colaborativo y la interacción entre alumnos-as.
    • Potenciar el valor del aula como espacio didáctico. Debe facilitar la presentación y exposición de trabajos, fomentar que los alumnos-as compartan y difundan sus ideas de distintas maneras (visual, oral, escrita…), invitar a que manipulen distintos objetos de aprendizaje de manera autónoma (libros, microscopio, inventos o proyectos…) y posibilitar que tengan contacto con la naturaleza.
    • Crear un espacio cómodo y agradable. Debe ser un espacio vivo y en construcción, que facilite la atención a la diversidad, estimule la creatividad y potencie las múltiples inteligencias y habilidades de los alumnos-as.
    • Impulsar el uso de las TIC, que favorezca el desarrollo de la competencia digital.
    • Realizar tareas como la búsqueda de información en la red, la visualización de videos y recursos interactivos, la elaboración de materiales digitales o la presentación de trabajos mediante diapositivas y otras herramientas.

 



Información adicional